El ala oeste de la Casa Blanca y la eAdministración

29 Abr

Acabo de comprar la séptima y última temporada de la serie El ala oeste de la Casa Blanca, responsable de que trasnoche más de lo que debería por poseer un campo magnético que mantiene al espectador, sin pestañear, delante de la televisión. La serie creada por Aaron Sorkin, que sienta a Martin Sheen en el sillón del hombre más poderoso del mundo, anticipó que un candidato procedente de una minoría social en EEUU tomaría el relevo presidencial en una carrera no exenta de múltiples dificultades. Parte de la trama (bravo por los guionistas y sus saltos inesperados) gira en torno a una investigación por una filtración desde el Gobierno de una información que atañe a la seguridad nacional, mostrando con realismo el esfuerzo de la Administración por mantener la transparencia, es decir, por no faltar el respeto al ciudadano.

Tras cumplir los primeros cien días, Barack Obama mantiene intacto su compromiso de volcar la información de la Casa Blanca en internet. En la web oficial, sin ir más lejos, está a la mano de cualquier ciudadano The Breafing Room donde, entre otras cosas, aparece la trascripción exacta de las comparecencias habituales del secretario de prensa, Robert Gibbs, con los periodistas que habitan el ala oeste. Una de las grandes ventajas de internet es que acaba con el privilegio del acceso a la información pública, a pesar de las barreras culturales que siguen impidiendo que la eAdministración sea una realidad. Como mal menor, al final es Google quien hace el trabajo, como destaca en su blog Juan Varela:

“En 2007 se aprobó en España la Ley de Acceso Electrónico para reconocer el derecho de los ciudadanos a relacionarse con la Administración por medios electrónicos, pero la eAdministración funciona mejor cuando recauda que cuando presta otros servicios. Y ni siquiera existe una ley de acceso a la información pública como la existente en otros países para garantizar el acceso a toda la información pagada con fondos públicos”.

Lo ideal sería que la nueva web siguiera de cerca a aquellos organismos que se comprometieran a informar sin cortapisas en internet ya que, indirectamente, lo que estaría haciendo es señalar a aquellas otras instituciones que siguen viendo la información como un privilegio, y no un derecho del ciudadano.

*****

A propósito de los cien días de Obama, y de lo que internet puede hacer para comunicar mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: