Premio a la curiosidad

30 Sep

Voy a recomendar un libro que no he leído. Dicho esto, explico el porqué. Ayer me enteré de que existe un Premio Nacional de Periodismo Cultural que, en su primera edición, ha reconocido la labor de Jacinto Antón. Hoy he leído en elpais.com la noticia, con declaraciones del premiado. He visto la foto que publica el periódico: a este hombre lo conozco yo.

Quizás es mucho decir. No he cruzado una palabra con Jacinto Antón, pero sí he leído buena parte de sus artículos en El País. También he coincido con él no sé exactamente dónde y cuándo, pero sí que ambos estábamos acreditándonos como periodistas en algún que otro acto de los que se suelen organizar en Madrid a última hora de la tarde, cuando la política y la economía han ocupado el grueso de los titulares. Pon aquí la presentación de un libro, pon allá la inauguración de una exposición. Alguna cosa así. Insisto: ni un hola qué tal entre nosotros.

Jacinto Antón, en una fotografía de El País

Jacinto Antón, en una fotografía de El País

Luego he hecho memoria. Quiero decir que me he ido a Google para teclear el nombre de Jacinto Antón. Efectivamente. Meses atrás (creo que antes del verano) hojeé un libro suyo por recomendación de su compañero Enric  González, quien ponía especial énfasis en la lectura de las crónicas de Antón (recopiladas el pasado febrero por la editorial RBA). El título de aquel libro era toda una declaración de intenciones: Pilotos, caimanes y otras aventuras extraordinarias.

Comparto el placer de dedicar tiempo a temas exóticos, aparentemente carentes de productividad (por el camino que vamos, leer una crónica o un libro lo será… si es que no lo es ya para buena parte de la gente) y, por tanto, su defensa del periodismo cultural. Sé de lo que habla Antón cuando se refiere a ese horror vacui del periodista cuando se enfrenta a personas que saben más que tú. Este párrafo del artículo-celebración de El País:

¿Quién le impresionó más? “Karl Popper”, contesta raudo. Y eso que el desaparecido filósofo de la ciencia se las hizo pasar canutas cuando aún era un joven periodista de El País, diario en el que trabaja desde hace más de 20 años. Sobre todo, explica, cuando le espetó: “Pero, ¿no se le ocurre ninguna pregunta inteligente?”. La espinita aún la lleva clavada, aunque si algo tiene Antón es un sentido de humor a prueba de bombas y de poppers.

También he leído la entrevista digital a Jacinto Antón tras conocerse el fallo del premio que concede el Ministerio de Cultura. ¿Más a su favor? Tiene sentido del humor, y no renuncia a él en sus artículos.

A priori el libro trata de cosas por las que tengo cero interés: aviadores, domadores, tiburones, héroes de guerra, exploradores, pieles rojas, húsares, nazis, mascotas y “otros seres asombrosos”. Pero comparto la defensa cerrada que hace Jacinto Antón de la curiosidad como elemento imprescindible de la vida, también de la (mala) vida del periodista. No sé dónde lo leí, pero tengo grabado a fuego la siguiente advertencia: perder la curiosidad es como perder la esperanza. A esto se suma el artículo de opinión de Antonio Muñoz Molina que acompaña hoy la noticia del premio a Jacinto Antón: Alumbrar lo valioso.

Seguro que disfruto de este Pilotos, caimenes y otras aventuras extraordinarias que al fin tengo entre mis manos.

Anuncios

4 comentarios to “Premio a la curiosidad”

  1. David González 1 octubre 2009 a 9:18 #

    Yo también piqué.
    Me hace gracia que las crónicas de Antón aparecan en los sitios más peregrinos de El País.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El libertador de libros « vasos comunicantes - 25 marzo 2011

    […] esta mañana sí. Se trata de una de las “aventuras extraordinarias” recopiladas por Jacinto Antón en su delirante Pilotos, caimanes y otras aventuras extraordinarias. El artículo al que me refiero […]

  2. Curiosidad y emoción « vasos comunicantes - 12 enero 2011

    […] Al menos en una ocasión ya hablé de él. Jacinto Antón es una de las firmas buscadas en la prensa porque transmite en su escritura las dos cualidades del buen periodista: curiosidad y emoción. He vuelto a leer muchas veces el arranque de la espléndida entrevista-reportaje que realizó con motivo de la publicación de El asedio, la novela de Arturo Pérez-Reverte.  Ahora vuelvo a recrearme en ese comienzo, y lamento no haber leído aún la que Antón calificó entonces como “pedazo de novela, de más de setecientas páginas, que se lee casi sin respirar, buenísima, de las que se disfrutan de verdad y quedan en la memoria”. Pero me acuerdo de esta entrevista y de este libro porque ayer por la noche, hojeando la prensa (lo escribo con h, porque más que leer y ejercitar el ojo, lo que hacía era pasar páginas), encontré un titular que detuvo ese hojeo para incitarme a la lectura. “Las ballenas nadan en mi cabeza“, era el titular. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: