Febrero

2 Mar

[Publicado en La RADIO de papel, marzo]

Este mes de febrero ha venido así: uno, dos, tres amigos madrileños que no han pisado Cádiz en su vida me han hablado de su Carnaval, me han preguntado por sus letras, por su idiosincrasia, por su ambiente callejero, por su aire reivindicativo, a veces incomprensible para los que vivimos a esta parte del puente del Carranza. Y yo, que estoy lejos de pasar por un carnavalero, para qué engañarnos, allá que recurrí a internet para volver a ver (es curioso como aquí también se impone aquello de que cualquier tiempo pasado parece mejor) lo más cantado de los Love, Yuyu o Selu, también de los Manolo Sanlúcar, Martínez Ares o Juan Carlos Aragón.

Éste último es el artífice de una de las chirigotas más celebradas: Los Yesterday ganaron el concurso del Falla en 1999 y todavía hoy, una década después, la letra y la música firmadas por Juan Carlos Aragón siguen persuadiendo a quienes la escuchan por primera vez. Al menos es de lo que yo puedo dar fe, porque conocido es que en Cádiz persiste un agrio debate para que las musas tengan un único propietario entre tantos y tan buenos autores (artistas) que ha visto nacer esa tierra. Una de esas noches de febrero, además, la televisión pública de Madrid emitió el documental Febrero, un excelente compendio de la fiesta… Y de nuevo, Los Yesterday con sus pasodobles del Yo sé que la gente piensa, seguido del Cuando en una pasarela o aquel otro que recurre al “los andaluces queremos volver a ser lo que fuimos” de Blas Infante:

Así que ahí viene la pregunta para un andaluz de un pueblo de Sevilla que reside en Madrid: ¿Entonces, si existe ese llamamiento a la unión, por qué los andaluces andáis a la gresca entre vosotros? Son Los Yesterday de antes los que tienen otro pasodoble crítico con que Cádiz sea catalogada como ciudad Patrimonio de la Humanidad porque, dicen, “Cádiz es de Cádiz nada más y es patrimonio de los gaditanos”. En el fondo -improviso mi respuesta-, es más fácil responder a un tópico con otro tópico y dejarse llevar por los localismos que, luego, en el discurso político, sirven de caldo de cultivo para los pseudonacionalismos. El territorio antes que las personas, lo propio antes que lo colectivo. Aunque hay que separar entre el Carnaval y la política. La de hoy en Andalucía: unos preocupados por perpetuarse en el poder a costa casi de negar que la alternancia es la esencia de la democracia y otros que, espoleados por las encuestas, quieren ese cetro aireando hipócritas debates sobre cadenas perpetuas. El estado de delirio, que tan bien definiera el escritor andaluz Antonio Muñoz Molina.

El Carnaval es uno de los sellos universales de Cádiz. Afortunadamente, todo el año no puede ser Carnaval.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: