Descompasado

13 Abr

El fin de semana pasado tuve la extraña sensación de ir con el pie cambiado. Viviendo en Madrid, no había rincón donde no se contagiara el ardor guerrero de la vendida como la batalla final de la Liga, el partido de fútbol en el Bernabéu entre Madrid y Barça. Un asunto de Estado. La supremacía culé contra el pretendido cambio de ciclo de los merengues.

Ese sábado, a las diez de la noche, estaba citado junto con la familia para ver en el Teatro Calderón el espectáculo Esencia, de la bailaora Sara Baras.

Seguro que pertenezco a esa masa insensible que ve en el fútbol la quintaesencia del espectáculo. Menos mal que Orfeo Suárez escribió en El Mundo el día después del Madrid-Barça sobre el paralelismo entre el fútbol y el arte. “El juego no es gol, no decide los partidos, no se contabiliza en las estadísticas, pero como dijo Picasso del arte, es esa mentira que nos acerca a la verdad”, comenzaba su crónica elogiosa con el discurso futbolístico de los de Pep Guardiola.

No tengo ninguna duda que contemplar el sábado pasado tan de cerca el arte que transmite Sara Baras en cada taconeo tiene que contribuir en tu educación sentimental, por mucho que poco antes tuviera la sensación de estar descompasado con el resto de la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: