Israel, Palestina y las matemáticas

7 Jun

El conflicto entre israelíes y palestinos, que se resume en hallar la fórmula  para que convivan dos pueblos en dos Estados diferenciados, puede encontrar una solución en las matemáticas. Aquí un inciso: que convivan dos pueblos en dos Estados diferenciados es la solución mayoritaria para la comunidad internacional, pese a que palestinos e israelíes, sobre todo los segundos (sólo hay que recordar el último episodio con la flotilla de ayuda humanitaria para Gaza), parecen empeñados en hacer saltar por los aires cualquier atisbo de mínimo avance. No vaya a ser que un día de estos, quién sabe si en este siglo, se ponga fin al negocio del miedo.

Pero estábamos con las matemáticas. Puro cálculo: En 2020 la población árabe-palestina sumará 4.8 millones frente a 5.6 millones de judeo-israelíes; en 2050 los palestinos sumarán 8.1 millones frente a 6.3 millones de judíos israelíes.

Fuente: El País

Esta proyección se encuentra con facilidad en numerosos estudios autocalificados como pro-israelíes (aquí, un ejemplo), preocupados por la realidad inevitable que supone que, esto sí es seguro, en este siglo la población árabe-palestina sea mayoritaria frente a la judeo-israelí allá en los territorios en disputa.

Se entiende la alarma israelí. Sospecho que muchos de sus errores de cálculo (uso desproporcionado de la fuerza, bloqueo de Gaza, obstrucción a la justicia universal, críticas a la ONU, y un largo etcétera) devienen de la infalibilidad de las matemáticas en lo relativo a la demografía. De ahí la incomodidad creciente con aquellos árabes que han sido elegidos como diputados para el Parlamento israelí. Once: por ahora, son once los diputados israelíes que se declaran árabes, que a su vez representan el 20% de la población total del Estado israelí.

El futuro termina por llegar, como ya intuyera el malogrado Yasir Arafat, a quien se atribuye la siguiente frase: “La mejor arma de los palestinos contra el gobierno israelí es el vientre de sus mujeres”. Aun admitiendo que esa “arma” tiene para el caso palestino un significado no metafórico que amenaza el presente de Israel (me refiero al terrorismo, obviamente), el Estado hebreo hace tiempo que ensaya una respuesta para evitar, o al menos retrasar, ese futuro nada halagüeño para sus intereses.

Quién sabe, a lo mejor un día cunde entre los israelíes, ¡y lo mismo se podría decir de los palestinos!, la crítica al pasado del escritor Amos Oz:

Yo también era un pequeño fanático con el cerebro lavado. Con ínfulas de superioridad moral, chovinista, sordo y ciego a todo discurso que fuera diferente del poderoso discurso judío sionista de la época.

Sería una oportunidad, ¿para este siglo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: