Tres deidades para Zapatero

11 Jun

Zapatero vivió ayer una jornada que arrancó con el Papa y terminó a los brazos de Felipe González, que pasa por ser una deidad para cualquier presidente de un gobierno del PSOE al menos con semejante devoción que el que la comunidad cristiana profesa hacia el Santo Padre. Parece que Felipe volvió a demostrar su capacidad para pastorear a las filas socialistas.

Sabedor de que atraviesa por un momento digamos delicado (seamos generosos con el calificativo), puede ser que Zapatero buscara una señal que le indicara qué camino seguir para salir de la crisis. Ya sabemos todos que rectificar e improvisar no es ningún problema para el jefe del Ejecutivo, más bien es una característica irrenunciable de los tiempos modernos: se hace camino al andar, así se tropiece a cada paso.

Entre medias, Zapatero se entrevistó en Roma con Silvio Berlusconi. Desconozco cómo ganaría el sueño el presidente español tras la sobreexposición con estas deidades. Ya se sabe qué pasó cuando Il Cavaliere, que se presenta ante los italianos como “ungido por el Señor”, recibió a Zapatero “como se saluda a un santo”, ya que venía con la bendición del Papa. Pasó que lo saludó y se marchó. Contento tendríamos al santoral si cundiera el saludo a lo Berlusconi:

No quisiera arruinar a nadie la lectura de Historias de Roma. El último librito de Enric González, que él mismo reconoce que se lee entre dos cabezadas al tener poco más de cien páginas, contiene pasajes para desternillarse (pienso ahora en aquél de la mudanza, por ejemplo, con el reto imposible de introducir un sofá en un piso minúsculo situado en el centro de la ciudad). Pero sobre todo es un tratado condensado sobre Roma y los romanos, a la postre capital del país que vota a Silvio Berlusconi como primer ministro.

No me resisto a reproducir aquí un monólogo berlusconiano que, en una ocasión, confeccionó Enric González y que aparece en el libro. Es palabra de Il Cavaliere, “ungido del Señor”:

Quiero  empezar saludando a los asistentes a esta Cumbre contra el Hambre, y muy especialmente a las bellísimas delegadas. Soy el ungido del Señor. Cargo con la cruz, aunque no me gusta mucho hacerlo. Y cada año practico un retiro espiritual, en las Bermudas. El referéndum, sépanlo, será un juicio de Dios. Y beberé el amargo cáliz de volver a gobernar. Vivo bajo el terror de un Estado policial. Acusarme a mí de corrupción es como acusar a la Madre Teresa de Calcuta. También Jesús fue traicionado, y no soy mejor que Jesús. Por supuesto, soy éticamente superior a cualquier otro político europeo. Estoy en contacto permanente con la Divinidad. He escrito las tablas de la ley, como Napoleón o Justiniano. A veces noto que me asalta un complejo de superioridad, pero entonces me digo: menos mal que soy yo. Soy pobre. Mis hijos lloran. Me han envenenado con armas bacteriológicas. Nunca salgo en televisión. Mi vida está llena de sacrificios. ¿Saben que Margaret Tatcher me dijo que habríamos hecho una gran pareja?

Perdón por la frivolidad de la comparación pero, ahora que comienza el  Mundial de fútbol, parece evidente que Berlusconi es para Italia algo así como lo que Xavi es para la selección española. Normal que ocupe la centralidad del país.

Anuncios

Una respuesta to “Tres deidades para Zapatero”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Fin de semana a la italiana « vasos comunicantes - 14 junio 2010

    […] en Italia, aunque no físicamente. No he tenido esa suerte. El catalizador fue Historias de Roma, libro del que venimos hablando en este blog. Así que preparé un plan para pasar un fin de semana a la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: