Fin de semana a la italiana

14 Jun

He estado en Italia, aunque no físicamente. No he tenido esa suerte. El catalizador fue Historias de Roma, libro del que venimos hablando en este blog. Así que preparé un plan para pasar un fin de semana a la italiana.

Comencé con la relectura de los mejores pasajes del libro de Enric González. Insisto, nada complicado: antes de que te des cuenta, ya se ha terminado. Estoy entre los que les compensa la escasez de páginas si prima, como en este caso, el placer de una lectura verdaderamente luminosa. Enric hablaba del actor Alberto Sordi y allá que fui yo a visionar todo lo que hay en internet sobre Alberto Sordi.

Un ejemplo es Il vigile, por donde asoma una de las peculiaridades (no me atrevería a decir problema) de Italia, el tráfico:

Más. Enric recomienda el blog del periodista Íñigo Domínguez en El Correo, donde aporta pinceladas de la vida en Roma a pesar de que ya sabe que jamás conocerá Italia (palabras textuales). En este blog encontré una explicación sobre esa “fascinación mutua, además de un nexo constante, entre Italia y Estados Unidos”. Es lo que se entiende de la letra (dejo aquí una traducción al español) del Tu Vuo Fa L’Americano, del genial Renato Carosone:

Después de pedir comida italiana (o algo parecido) para cenar, se me antojó ver algo de cine italiano. Fui al videoclub del barrio. Nada de Alberto Sordi. Pregunté, sin precisar mucho: ¿Qué tienes de algún director italiano o, en su caso, que esté ambientado en este país?

Aquí un inciso: el dueño del videoclub me obsequió con una nueva demostración de su especial relación con los productos que vende, y de los que se supone que supedita su supervivencia, ya que es raro que te anime a alquiler alguna película. “Uf, esta película es largísima”. “No sé, tú verás, pero el protagonista está irreconocible”. He llegado a la conclusión de que siente una especie de amor-odio por las películas similar al que puede sentir el bombero por el fuego, pero seguro que será una apreciación errónea por mi parte.

Una vez más, el dueño del videoclub sólo dio su visto bueno al “mejor cine” (una mezcla entre el cine clásico y el que disfrutó del beneplácito de la crítica y el público): me llevé El Padrino.

La noche del viernes volví a ver la primera parte de esta obra maestra que lo mejora todo. Por ejemplo, ese Tu Vuo Fa L’Americano que ironiza sobre el amor-odio (como el dueño del videoclub por el séptimo arte en general) que siente el italiano medio hacia los americanos. Me pudo el fetichismo y, el sábado por la mañana, compré los DVD de la saga de los Corleone.  Terminé de ver la tercera parte en la madrugada del domingo.

Anuncios

Una respuesta to “Fin de semana a la italiana”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bien hallado « vasos comunicantes - 4 agosto 2010

    […] Sin duda un feliz hallazgo: antes de que se diera por iniciada la carrera para conquistar el título de la canción del verano, en la que el famoso pa panamericano parece haber tomado ventaja, había escrito aquí sobre la canción original de este remix festivalero, el Tu Vuo Fa L’Americano de Renato Carosone. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: