Lo que diga Carlos Boyero

18 Jun

No sé si lo he dicho alguna vez: soy vecino de Carlos Boyero. Me suelo cruzar con él de cuando en cuando por la calle Ponzano y sus alrededores. Jamás le he dicho nada, ni se me ocurriría. Camina él tan absorto en sus cosas, con su cigarrillo (digamos que lo va dejando) y su periódico, que alguna vez ha estado a punto de tener un pequeño incidente al cruzar una calle. Doy mi palabra de que he sido testigo de la tentativa de asesinato por atropello.

Nos hubiéramos quedado sin crítico de cine (con perdón: a Boyero no le termina de satisfacer la palabra crítico). A nadie se le desea la muerte, pero más de uno y de dos y de tres se alegraría de librarse de la pluma indolente de Carlos Boyero, un tipo desairado, escéptico, mordaz, fetichista, maniático, malhablado (se recordarán para siempre sus discrepancias con célebres directores españoles).

Yo no estaría entre los que descansarían si Boyero cerrara el consultorio. 

Carlos Boyero/Foto: Plus.es

Me gusta hasta cuando discrepo con él; en realidad, las pocas veces que ocurre esto, es cuando más atención le presto a lo que escribe. Por ejemplo: él puso por las nubes la última película de Woody Allen (o no sé ya si penúltima, teniendo en cuenta el ritmo de producción del genial director), titulada en España Si la cosa funciona. Yo no le pillé la gracia, ¿qué le vamos a hacer?

Lo que diga Carlos Boyero me interesa. No me pierdo, cada jueves, los chat que le organiza El País con los ¿lectores? Pero jamás le he dejado una pregunta, ni se me ocurriría. Prefiero mantener las distancias.

Supongo que la adicción que provoca Carlos Boyero es la responsable de que la empresa que le paga no deje de abrirle ventanas para que se comunique con el público. Tras anunciar que termina el programa Boyero y Cía (que se venía emitiendo en Canal Plus), desde hace poco nos anima a ir al cine con comentarios sobre las películas de estreno.

Animarnos. Ése era el propósito, pero es Boyero, ¿qué le vamos a hacer? La recomendación de este fin de semana: nada de estrenos, todo insufrible, vean El apartamento.

Evidentemente, ya tengo película para este fin de semana.

Anuncios

7 comentarios to “Lo que diga Carlos Boyero”

  1. Mohammad 2 marzo 2013 a 0:12 #

    I actually consider this particular blog post , Roller Shade “Lo que diga
    Carlos Boyero | vasos comunicantes”, exceptionally entertaining and the post
    was indeed a great read. Thanks for the post-Rafael

  2. Lisabibi 16 febrero 2011 a 5:25 #

    Hace unos 15 años, casi todos los críticos estaban más o menos de acuerdo en si una película era buena o no. Pero ahora con tanta digitalidad, con tanto efecto especial y tanta rapidez, todos se hacen un lío, y las críticas son tan dispares que ya no sabes a quién hacer caso. Casi todas las críticas se quedan en lo técnico, pero si el cine fuese solo algo técnico, ya no sería arte. El arte entra por las tripas o no entra. Y por eso por más que nos empeñemos es siempre subjetivo, porque no es ciencia, sino arte. Antes los críticos criticaban con el corazón, sin olvidar la técnica, claro está. Ahora no. Si a eso le sumamos que son bastante jóvenes, la cosa empeora aún más. Carlos Boyero es un dinosaurio, (así se autodenomina él mismo con ironía), pero sobre todo es un dinosaurio porque ha visto una cantidad enorme de cine, que los más jóvenes, precisamente por serlo, no han tenido tiempo de ver. Yo también lo soy. Cuándo se ha visto tanto cine, no hace falta recurrir a lo técnico. Se reconoce una buena película, y se disfruta, del mismo modo que Carlos Arguiñano reconoce cuándo un cocidito madrileño está en su punto o no lo está. Eso pasa con todo el arte. Cuándo uno está acostumbrado a Cervantes, no le puede gustar Ken Follet, qué le vamos a hacer. Boyero es antipático, irónico, pasota, y todo lo que se quiera decir de él. Pero es que está harto, hasta las mismísimas de tanta sandez. A un tipo que ha visto las joyas de Billie Wilder, de John Huston, y de tantos monstruos, ¿cómo le va a gustar Tarantino? O Shyamalan? Pues claro que no. Le gusta Eastwood, cómo a mí, y algunos más, claro. Seguro que le gusta “Eduardo Manostijeras”, no me cabe duda. Y también le gusta Javier Bardem, porque no tiene prejuicios. ¿Quién no se acojonó con su papel en “No es país para viejos? Yo es que ya solo verle las botas me ponía a temblar, porque después venía la cara, que era peor. Pues Oscar, naturalmente. Detrás de su aparente cinismo, a mí Boyero me parece un romántico que añora muchísimo aquellas películas tan maravillosas como Casablanca o El Halcón Maltés, aquellos diálogos que te ponían la carne de gallina. Y se ha convertido en un destroyer que no se anda con pamplinas. Así que por supuesto, a la hora de decidir qué peli veo o no, solo me fío de Carlos Boyero. Encima coincido casi siempre con él. Vamos, es que no llega a ser por él y me quedo sin ver la última de Clint, “Más allá de la vida”, que es una joyita, y que la están poniendo a parir los sabihondos de turno. A mí Boyero me recuerda a otro destroyer antipatiquísimo de la tele, a House, que a mí me cae de miedo, y me cae de miedo porque soy médico, y sé por experiencia que suelen ser mejores médicos los francamente antipáticos pero que dicen verdades como puños, que esos que te dan palmaditas en la espalda y te dicen, no, si esto no es nada. Bueno, de momento no es nada, pero si le llego a hacer caso, casi me quedo sin riñones, así que me curó uno más mayorcete, que a lo bestia y sin ambages, me dijo que tenía una infección de la leche. Sí, me lo dijo así, y también me curó. Pues con Boyero, lo mismo.

    • Luis M. Carrasco Navarro 16 febrero 2011 a 13:08 #

      Estoy de acuerdo, Lisabibi, aunque haya algunas cosas en las que tenga mis dudas. No creo que a un crítico (insisto: Boyero no se ve a sí mismo como tal) se le deba profesar una fe ciega comparable a un médico. Hace unos días leí unas reflexiones de Antonio Muñoz Molina sobre la “luz crítica” que, desde entonces, tengo muy en cuenta:

      http://antoniomuñozmolina.es/2011/02/luz-critica/

      Un saludo.

  3. Ramon 11 octubre 2010 a 16:58 #

    Con Carlos Boyero me pasa algo curioso. En teoria debería detestarlo ya que correspondo al perfil de espectador que le gusta lo que él detesta y viceversa. Pero no se porque es un tipo que me cae bien. De todas maneras, no lo valoro mucho como crítico ya que considero que alguien a quien no le gusta “El sol del membrillo” y “Tren se sombras” debería dedicarse a otra cosa, ya que la crítica que el hace no tiene mas valor que la opinión de mi portera, aunque se vista de un discurso de experto, no es mas que la opinión de mi portera.

    • Lisabibi 16 febrero 2011 a 5:51 #

      Ramón: yo no he visto “Tren de sombras”, pero en el caso de Víctor Erice, después de haber visto algo tan maravilloso como “El espìritu de la colmena” y “El sur”, “El sol del menbrillo” puede provocar un ataque de insolación. Yo me salí del cine. Y recuerdo que mucha gente pensó lo mismo.

  4. Mercedes López 13 septiembre 2010 a 13:03 #

    Para mi una buena crística de cine (o de cualquier otra clase) es la que me ha impulsado a ver una película que me gusta y la que me induce, después de haberla visto, a releer el texto ante la seguridad de que lo sugerido en él y mis sensaciones merecen la pena de contrastar. Y lo hago para proseguir degustando la película, descubriendo en ella más posibilidades, más ideas que estoy segura esa crítica me va a aportar. Si no es así, considero a la crítica algo banal y transitorio, sin más objeto que despertar expectativas a través de una escritura mecánica o pedante, vacía y olvidable. Teniendo lo que digo por premisa (muy subjetiva por cierto), concluyo diciendo que Carlos Boyero (sea lo que sea, se lo monte como se lo monte y viva donde viva), es mi crítico de referencia hoy por hoy, además de un buen escritor. Ya que en definitiva un(a) crítico es un escritor o escritora que se enfrenta a un objeto a analizar y que el acto mismo de valorarlo constituye una labor creativa. Que la escritura resultante posea estilo, sea de autoría tan fácilmente reconocible como la de Boyero, sólo añade mas placer a su lectura.

    • Luis M. Carrasco Navarro 14 septiembre 2010 a 10:31 #

      Me parece muy acertada tu observación. Los críticos de Boyero (parece un juego de palabras: los críticos del crítico…) aducen que éste “destruye” lo que no le gusta, algo así como que renuncia al esfuerzo de argumentar qué funciona y qué falla en la película. En mi caso, los aciertos que conlleva atender al criterio de Boyero compensa algunos (digamos) excesos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: