Vacaciones

29 Jun

[Publicado en La RADIO de papel, julio]

Julio es el mes que me proporciona una felicidad más prolongada en el tiempo: 30 días entregados a la disipación, algo impagable para un espíritu hedonista como el mío. Algo tendrá que ver que sea el mes que abandono Madrid, una ciudad fascinante pero que necesita más que ninguna mudar de piel durante el verano, después de llover tanto abaratamiento del despido, tanta flexibilización laboral y tanto recorte del gasto público. La cuestión es que, mientras preparaba la maleta para viajar a Lora, se me ha ocurrido compartir los planes que tengo en mente, si bien es cierto que se trata de algo improvisado y abierto a cambios. Por apartados:

Imagen de "esa" playa de la costa de Cádiz

Viajes: Por cuestiones logísticas, este año se ha descartado un viaje allende nuestras fronteras. La opción de esa playa de la costa de Cádiz no desmerece como opción, sabiendo que, en compañía de la familia, podré disfrutar de la idiosincrasia de ese punto de la geografía española. El lugar elegido cumple con el  requisito imprescindible de que ninguna sombrilla me impida ver, sentado desde la orilla, la fina línea del horizonte que funde cielo y mar. Es decir, nada de aglomeraciones, por favor.

Lecturas: Aunque puede que no sea a diario, atenderé al relato de la prensa en un mes en el que seguirá amaneciendo para los políticos, qué remedio. Aparte de rematar ese agrio retrato sobre el periodismo de Los imperfeccionistas, tengo previsto atacar El poder del perro, una novela que explora los rincones de las miserias humanas desde la guerra (es un decir) a las drogas.

Cine y televisión: Alguna competición deportiva. Algún telediario. Alguna película del mejor cine, estilo El apartamento, o de esas joyas de producción española, estilo Azul oscuro casi negro. Poco más. En la línea de lo que hago durante el resto del año.

Música: Si en algún campo se evidencian mis escasos conocimientos sobre cualquier cosa, ése es en el de la cultura musical. Gracias a Spotify, insistiré en descubrimientos recientes como Leonard Cohen o Tom Waits, sin obviar esa fiebre mía por las bandas sonoras de las películas que más me gustan. Un ejemplo de esto último son las canciones nacidas de la colaboración entre Mick Jagger y Dave Stewart para Alfie. De todas formas, creo que no quedaré muy cursi (pido perdón, por si acaso) si digo que la mejor música que me acompañará estos días será el sonido ambiente, incluyendo aquí el ruido de los más pequeños de la familia y, especialmente, las conversaciones distendidas con los amigos.

Ya sea en julio, en agosto o incluso en septiembre, supongo que la cuestión es que sintamos que merecemos un descanso. Querrá decir que hemos estado ocupados, una palabra nada desdeñable en los tiempos que corren. En cualquier caso, feliz verano.

Anuncios

Una respuesta to “Vacaciones”

  1. Scheidungsanwalt in Mainz 10 octubre 2014 a 8:39 #

    It’s enormous that you are getting ideas from this article as well as from
    our discussion made here.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: