Esperando la revolución

9 Sep

Me sorprende la alegría con la que se utilizan palabras como “revolucionario” para etiquetar lo novedoso de empresas tecnológicas tales como Google o Apple. Ayer mismo, con la presentación al mundo de Google Instant, se habló por doquier de un “revolucionario” cambio que permitirá al usuario “ahorrar entre tres y cinco segundos de tiempo en cada búsqueda”. Casi mágico: Google adivina lo que buscas. Maravillosa, se ha de suponer, la capacidad de inventiva del hombre.

Coincidió la salida de Google Instant con un acto conmemorativo en el jardín del Palacio de Viana, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores. El ministro Moratinos recibió a los principales actores de la cooperación española, coincidiendo con la Semana de la Cooperación, e improvisó un largo e intenso discurso en el que destacó la siguiente pregunta: “¿No tiene la comunidad internacional los recursos y la creatividad suficientes para cumplir los Objetivos del Milenio?”. A continuación anunció, sin concretar, que España y Francia trabajan con otros países para presentar en la próxima cumbre de Nueva York “nuevos instrumentos financieros” para hacer frente a una realidad lacerante: que en 2010 se ha superado la barrera de los 1.000 millones de seres humanos que pasan hambre en el mundo.

Uno ve a menudo tantos fuegos de artificios en asuntos que, cierto es, no dejan de ser importantes para los países desarrollados, y se pregunta cuándo la capacidad de inventiva se pondrá al servicio de los más desfavorecidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: