El Barco de Ávila, una escapada

18 Sep

Estuvimos el fin de semana pasado en una casa rural, reformada recientemente con acierto, de una aldea de El Barco de Ávila. La vida detenida y el silencio perturbado por la llegada de los turistas, atraídos por el exotismo del pueblo de labriegos, como decía Ortega y Gasset en España Invertebrada: “Hay pueblos que se quedan para siempre en ese estadio elemental de la evolución que es la aldea (…) Pasarán por ella los siglos sin perturbarla ni estremecerla (…) Generaciones después vuelve a caer en una inercia histórica de la que no ha salido todavía, y en sus venas la sangre circula con lento pulso campesino”.

Con la falsa ilusión de captar un instante de ese lento pulso campesino hice algunas fotos. En blanco y negro, cuando el día declinaba. Yo, que todo lo que sé de fotografía se resume en la elección de un encuadre y dejar que el azar haga su trabajo.

*

*

*

*

*

Anuncios

Una respuesta to “El Barco de Ávila, una escapada”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya - 18 septiembre 2010

    […] Articulos Actualizados : El Barco de Ávila, una escapada […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: