Responsabilidades dudosas

17 Ene

Son dos sucesos tan cercanos en el tiempo que es complicado no compararlos. El primero, el tiroteo en Tucson, EEUU; el segundo, la agresión sufrida por un consejero del Gobierno de Murcia. En ambos casos se ha condenado solemnemente a los calificados como únicos culpables de las agresiones, aunque también han surgido voces reclamando ir más allá y, en un servicio a la sociedad, han querido desenmascarar al autor intelectual de estas fechorías. Eso al minuto siguiente, sin que medie investigación alguna, no vaya a ser que desaprovechemos la ocasión para atacar preventivamente al adversario político.

Es fácil encontrar en internet las reflexiones que señalaban a Sarah Palin, al Tea Party, al Partido Republicano o a la Fox, e incluso a todos ellos a la vez, como los autores intelectuales  de los sucesos en Tucson. También se pueden encontrar las llamadas a la calma de aquellos que pedían no criminalizar las ideas. Entonces, ¿cómo es posible que muchos de los que afeaban la dudosa implicación de Sarah Palin en el tiroteo de Tucson ahora no disimulen cuando ven un enemigo político concreto en la paliza sufrida por un cargo público español?

Lo expresado por la número dos del PP: “Es inadmisible la agresión contra Pedro Alberto Cruz, así como el clima de agresión social que se produce desde hace tiempo en la Región de Murcia, frente a la inacción del Ministerio del Interior”. Evidentemente, ya está muy claro que algo tan concreto como “la izquierda” es culpable para este caso.

El uso ventajista de cualquier problema (un uso que no es patrimonio exclusivo de ningún partido político ni de ninguna ideología) no es más que el agravamiento de ese problema. Por mucho que se disfrace de solemnidad. Resulta más evidente cuando se compara con el reciente discurso de Obama tras el tiroteo de Tucson. Sólo queda eso, comparar qué se ha dicho desde la política en EEUU y qué se ha dicho en España: “Más que señalar con el dedo las culpas, usemos esta ocasión para expandir nuestra imaginación moral, para escucharnos con más cuidado, para afinar nuestros instintos hacia la empatía y recordarnos todas las maneras en las que nuestras esperanzas y sueños están unidos”. Palabra de Obama.

Vale que los políticos españoles (insisto: casi sin excepción) se dirijan únicamente a su electorado, pero muchas veces lo que parece es que lo que dicen no ha sido suficientemente pensado o que tienen la convicción de que no serán oídos por alguien con una capacidad  mínimamente crítica. Quizás asumen que actuar así, que poner en riesgo la convivencia, forma parte del juego político.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: