Testigos

4 Feb

En la pantalla instalada en la sala de exposiciones del Institutos Cervantes, un espacio de proporciones catedralicias, envuelto de un silencio tan denso como la penumbra, todavía mayor por el escaso público de un jueves por la mañana, aparece Manuel Vicent y advierte del “riesgo de literaturizar la realidad”. Sus palabras retumban en las paredes de la sala, y llegan a uno justo a tiempo, ya que es difícil no embelesarse en la calidad de las fotografías de Juan Carlos Tomasi para la serie Testigos del olvido, iniciativa de Médicos sin Fronteras en la que colaboraron el propio Vicent, Mario Vargas Llosa o Juan José Millás, entre otros.

Fachada del Instituto Cervantes

 

Testimonios sucesivos de los olvidados en Cachemira, Guatemala, Zimbabue, Haití, el Congo, instantáneas de la rutina diaria donde cobra protagonismo la “calidad humana de unas personas que están al ras de la vida”, explica Manuel Vicent en el vídeo que acompaña a la exposición fotográfica, “pero en medio de una naturaleza floreciente, con unas ganas de vivir y de justicia, y todo eso a flor de piel”. Te das cuenta de que acabas de dedicar más tiempo y más atención a alimentar tu fetichismo recreándote en las notas de Mario Vargas Llosa que sirvieron de borrador, durante su viaje al Congo, de lo que luego se publicaría como El sueño del Celta, con esa letra en cursiva del Premio Nobel en unos cuadernos de tapas duras y de colores alegres.

Dudas si te atrajo la composición artística de las fotografías o los textos resultantes de esos viajes, ambas cosas admirables, por encima de los testimonios de hombres y mujeres que intentan, en tantas partes del mundo, rebelarse contra la pobreza orgánica.

La mañana soleada invita a dar un largo paseo desde la Gran Vía, cruzar el Barrio de las Letras y Lavapiés, y visitar la exposición en la Casa Encendida del fotoperiodista Gervasio Sánchez. Otra aproximación a los testimonios de las personas que han sufrido por partida doble: a la pérdida de un ser querido se unió la desidia de la administración por reparar el daño causado, puede que con un juicio justo, puede que con un entierro digno.

Con la misma persuasión con la que me detuve poco antes ante la vitrina que guardaba el cuaderno de Vargas Llosa ahora me detengo ante las fotografías que corresponden a un lugar que cobra interés por su cercanía: la Puebla de Cazalla, Sevilla.  Son cuatro fotografías de unos trabajos de exhumación, a las que le acompañan un texto de Gervasio Sánchez: “España está a años luz de Bosnia-Herzegovina, Colombia, Argentina o Guatemala en la búsqueda de las decenas de miles de desaparecidos provocados por la contienda civil”. Cita a una nieta de un fusilado, quien recuerda que su ser querido  “no era sólo aquellos huesos”. El epitafio elegido por la familia es sencillo: “No nos mueve ni el odio ni la venganza, sino el amor a los nuestros. Hoy estamos cerrando una herida, convirtiendo el dolor en ternura”.

La injusticia sería mayor, puede incluso que irreparable, si no hubiera trabajos como los de Médicos sin Fronteras o el de Gervasio Sánchez que recogieran estos testimonios. Es lo que pienso estos días en los que la violencia de Mubarak hacia los egipcios se ha derivado también hacia aquellos testigos que quieren informar de su demostrada tiranía.

 

'Desaparecidos', de Gervasio Sánchez

Anuncios

Una respuesta to “Testigos”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Wiki colaborativa Pedia | Blog | Testigos - 5 febrero 2011

    […] Autor:https://luismcarrasco.wordpress.com/2011/02/04/testigos/ Tagged with: Testigos  Puedes promocionar tu articulo desde aquí […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: