Enmienda

10 Ene

[La RADIO de papel, enero]

“Encierren a cuatro compañeros de nuestro partido en una sala y, pasadas dos horas, se habrán escindido”. Los acontecimientos ocurridos en IU de Lora me han recordado esta anécdota recreada en Bucarest, la memoria perdida, el documental sobre la azarosa y meritoria vida de Jordi Solé Tura, un político de origen comunista que forma parte de la célebre nómina de los Padres de la Constitución de 1978. En ese documental se habla sobre la capacidad infinita para la demostración de las diferencias que, salvando las distancias, parece hoy tan actual en Lora. 

 

Un concejal de IU ha sido apartado de su grupo acusado de algo tan supuestamente malévolo como representar una “injerencia externa”, precisamente cuando este partido pone tanto énfasis en abrirse a la sociedad al calor del 15-M. De fondo persiste el enfrentamiento entre quienes abogan por gobernar junto al PSOE para evitar el vacío de poder y los que, por el contrario, afean que se incumpla un acuerdo asambleario que rechazaba este pacto. Desconozco hasta qué punto se es consciente de que ambas posiciones están legitimadas parcialmente por la razón. Una vez más, la incógnita que se debe despejar es cómo hacer compatibles la democracia interna con la necesidad de servir eficazmente a los ciudadanos, un concepto más amplio que “el partido” y que “nuestros votantes”.

Cuando el foco estaba puesto en IU y en cómo afectaba su crisis interna a la correlación de fuerzas municipales, el Pleno del Ayuntamiento rechazó la aprobación de un crédito para refinanciar una deuda contraída con Banesto desde 1986. Ahora bien, si sobre el Ayuntamiento pesa una orden de embargo no es por la pérdida de una mayoría absoluta o por las turbulencias internas de tal o cual partido de la oposición. Gobernar con el contador desde cero, evidenciando una vez más que nadie es responsable de nada,  tiene un efecto social desmoralizador. El PSOE loreño ha reconocido que creyó que esa deuda estaba saldada. Pero creyó mal, según los tribunales, que les han dado la razón al banco. (Será que la banca siempre gana… Y si no recordemos la inyección de dinero público o la presteza con la que un presidente del Gobierno, ejem ejem, ha indultado a un consejero delegado condenado por asuntos cuanto menos poco éticos). Nuestro equipo de gobierno tomó esa y otras decisiones amparado en su mayoría absoluta, y a más poder, mayor responsabilidad. Si no he entendido mal, la oposición le reclama que reconozca su error apartando de su cargo al concejal responsable de aquella decisión; entonces sí aceptarían acordar la fórmula menos dañina para hacer frente al caso Banesto. Visto así, la dimisión o el cese del concejal se antoja la decisión menos onerosa de cuantas se habrá que tomar en un futuro que necesita urgentemente de noticias como la del pasado 18 de diciembre, cuando se difundió que todos los partidos estudiarían en el Pleno qué terrenos ofrecerá el municipio a la Consejería de Salud para acoger un hospital comarcal. ¿Anécdota o propósito de enmienda para este 2012?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: