Yo estoy a favor, yo estoy en contra

9 May

Yo estoy a favor de la libertad. Esta es una frase alegremente repetida a pesar de que, detrás del eslogan, vienen muchas contradicciones. Se escucha mucho ese yo estoy a favor de la libertad para rechazar de plano la prohibición de fumar en los lugares públicos. Como yo estoy a favor de la libertad, se rechaza igualmente de plano que se prohiban las corridas de toros. Demos libertad de elección. Bien. Pero, ¿se aplica esa misma libertad de elección para el aborto? ¿Para que cada cual se case con quien quiera? Libertad, bonita palabra que significa cosas diferentes dependiendo sobre qué se aplique. 

Yo estoy en contra de las subvenciones. Otra frase para mármol que se escucha principalmente para atizar a unos sindicatos que, obviamente, tienen muchos motivos para ser criticados. Criticados con razón, sí; pero no sé si antes o después que muchas de las elites empresariales de este país, por no salirnos de las parejas antagónicas. Resulta que hoy es noticia que la dirección empresarial de un banco ha realizado una mala gestión, que se remonta a esos adorables años en los que los créditos se repartían como se empalmaban los ladrillos; desde hacía un año, uno de los tótem de la España del “milagro español” estaba al frente de la presidencia de ese banco, manteniendo en el consejo de administración el reparto de cuotas de las diferentes familias políticas, sindicales y empresariales, e incluso impulsando un plan de negocio que se basó en la absorción de otras cajas y bancos con igual o mayor cantidad de produtos tóxicos.

Resulta que los que van a todas partes con el yo estoy en contra de las subvenciones ahora reclaman comprensión porque, dicen, nadie hace milagros y no somos la virgen de Lourdes, y reclaman para ese banco una inyección de dinero público que puede llegar a los 10.000 millones de euros. Pero, repito: yo estoy en contra de las subvenciones. Lo que ocurre es que tú no has estudiado economía y no sabes la diferencia entre subvención, rescate, inyección de dinero público y toda la suerte de eufemismos que podamos airear. Será eso.

La cuestión es que yo estoy en contra de las subvenciones y aquí tenemos un ejemplo de que con el dinero público no se juega.

Yo estoy en contra de las subvenciones y aquí tenemos otro ejemplo.

Que quede claro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: