La economía y los datos

19 Jun

Creemos que la economía es una ciencia que se basa en los datos exactos. Los datos son una verdad tan inamovible que cada vez se habla más del periodismo de datos como una de las tablas de salvación de este negocio que, al menos en su modelo tradicional, cotiza a la baja. Supongo que daría para varias tesis doctorales analizar hasta qué punto el periodismo contribuye a que la temida prima de riesgo se dispare, por no hablar de la profunda conexión entre este tipo de variables y el estado de ánimo de los ciudadanos. 

Pero ya se sabe la vieja consigna del oficio: en caso duda, haz periodismo. Ve a la raíz, busca los datos, los hechos, la información desprovista de carga ideológica y de retórica. Hacer este viaje a las profundidades te puede poner ante el espejo. Por ejemplo, mi admirado Enric González escribe un artículo en Jot Down en el que traza una pequeña guía financiera. Yo no soy ningún experto en economía, pero el problema es que el artículo contiene afirmaciones de dudosa consistencia como:

En la Unión Europea, quien manda es Alemania porque es el país más rico y uno de los que más ahorran, con lo que, a diferencia de España, que no ahorra un duro, dispone de dinero para las emergencias.

De acuerdo con el poder de Alemania dentro y fuera de Europa. Pero los datos parece que no le dan la razón a Enric cuando alegremente sitúa a España como un país derrochador. Últimamente sigo asiduamente a José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney (cosa seria porque se autodefine como “el primer bróker español”), y que tiene un blog en el que se esfuerza por hacer entendible eso que parece tan volátil y tan opinable como es la economía.

El blog de José Carlos Díez se llama “El economista observador“, y su entrada más reciente merece ser desmenuzada al tratar precisamente “La paradoja del ahorro: España vs. Alemania“. Hagamos un resumen punto por punto de lo que sostiene este economista… ¡según los datos oficiales!:

1. España ha tenido un problema de déficit excesivo con el exterior pero ahorró más que la virtuosa Alemania desde 1994 hasta que comenzó la crisis, por lo que es evidente que nuestro problema no fue nuestra capacidad de ahorro.

2. Desde 1994 España ha tenido una gestión más prudente de sus finanzas públicas que los virtuosos alemanes hasta que empezó la crisis. Nuestro gasto público es significativamente inferior al de los virtuosos alemanes, lo que ocurre es que cuando empezó la crisis el fuerte aumento del desempleo supuso que nos gastáramos 3 puntos de PIB en estas prestaciones.

3. El Gobierno se equivoca de pleno concentrando todo el ajuste en el gasto (como quiere FMI, Banco Mundial y Alemania), algo que nos llevan directos a la depresión. Esto no implica que no haya gastos ineficientes y duplicidades que haya que eliminar y que sea necesario redefinir las prioridades de gasto para proteger la pobreza, que es el principal riesgo de este tipo de crisis.

4. Nuestro problema es clarísimamente de recaudación. Buena parte de nuestros impuestos estaban ligados a la burbuja, especialmente en comunidades autónomas y ayuntamientos. Tras el pinchazo España necesita una reforma fiscal del calado de la de Fuentes Quintana en 1977 que aumente 4 puntos de PIB la recaudación. La clave es elegir qué impuestos subir y cuándo, para no profundizar en la depresión. El problema aquí son las ideas de pensar que el Estado es el problema y que bajar los impuestos es bueno en cualquier circunstancia y condición. Esto es lo que piensa nuestro presidente actual y es uno de los principales hándicap de nuestro país.

5. Nuestro problema fue la sobreinversión. España tenía tasas de inversión impropias de países desarrollados y además se centró mayoritariamente en financiar el ladrillo. Los errores fueron privados y los costes también deben serlo, incluyendo a los bonistas alemanes que financiaron ese despropósito. El Estado sólo debe socializar lo mínimo que ponga en riesgo la estabilidad del país. Mis hijos no tienen por qué pagar los despropósitos que generamos la generación de sus padres y sus abuelos.

6. España no tiene un problema de competitividad, aunque un aumento de la misma vía productividad y moderación salarial es necesario para reducir la tasa de paro. En servicios España es más competitiva que Alemania. Nuestras empresas exportadoras han multiplicado por cuatro sus ventas en el exterior desde 1990, muy por encima de las alemanas. Nosotros tenemos menos empresas que exportan y necesitamos más, pero podemos sentirnos muy orgullosos de ellas.

7. Nuestra inversión en educación ha formado a dos generaciones de españoles y ha hecho posible este milagro. No descuarticemos la universidad pública y matemos a la gallina de los huevos de oro. Alemania intenta acabar con su principal competidor como los chinos querrían acabar con los coreanos. Lo triste es que por el maldito síndrome de Berlín, nosotros estamos siendo tan imbéciles de permitirlo.

8. Nuestro principal problema es el desempleo y si seguimos los consejos de esa persona que gobierna Alemania de cuyo nombre no quiero acordarme, fracasaremos. El modelo alemán tiene una debilidad clave: su incapacidad para generar empleo.

y 9, a modo de resumen y de llamada a la acción: el problema de España es la deuda externa, pero el problema es privado (por deuda privada). La crisis fiscal es el efecto, no la causa de nuestros males. Necesitamos crecimiento, inflación, represión financiera con tipos bajos y reestructuraciones de la deuda, en nuestro caso privada. El ejemplo a seguir es EEUU, donde ya crece el crédito y el empleo. Con deflación, austeridad, bajada de salarios y el modelo alemán vamos directos al desastre absoluto y pondremos en riesgo el proyecto europeo y el bienestar de nuestros hijos. Ante este riesgo, no se puede ser neutral.

Por cierto, José Carlos Díez trae una cita de Heródoto que viene muy bien al caso: “Tu estado de ánimo es tu destino”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: