Page One

13 Sep

Veo en Filmin Page One, un año en The New York Times. Es un documental que trata de reflejar, creo que con acierto, la enorme confusión que rodea a la industria mediática, y lo hace en gran parte a partir de la ácida mirada de un veterano columnista de este periódico, buque insignia del mejor periodismo…¿pasado o presente-futuro?  El documental trata de responder a esta pregunta. El columnista-narrador se llama David Carr. Se le puede ver comiendo frutos secos y bebiendo cafés, hablando por teléfono y tomando notas delante de su ordenador, golpeando las teclas con una furia de telegrafista, en el retiro de su casa y en una redacción del Times majestuosa en la que, curiosamente, no se aprecia el bullicio de los periodistas, a excepción de cuando se notifica el despido de algún compañero y, entonces, el resto acude a su mesa para que el ex pronuncie unas palabras de despedida, entre sollozos y palmadas de consuelo. “No queda otra, suerte”.

Carr confiesa que no tiene miedo al futuro; él, que es un exadicto a las drogas que ha vivido en el pasado de la beneficencia, teniendo que cuidar solo de sus dos hijos. Ahora me alegra especialmente que el documental lo haya visto en versión original subtitulada porque la voz de Carr es rasgada y apagada como una canción de Tom Waits. Tiene un aire quijotesco, aunque, pensándolo bien, creo que a ese tipo de personas, en España, podríamos asimilarlas con el Goya de su última etapa, cuando el pintor se veía rodeado y abrumado por tantos horrores y trabajaba a menudo en grabados en los que, con rápidas pinceladas, atestiguaba lo que veía y lo que otros le contaban.

En Page One no se esconden los errores propios. El problema no es solo que el público tenga acceso a cientos de fuentes de información en internet, gratuitas (o con apariencia de gratuitas), y que en multitud de ocasiones los medios de pago no ofrezcan un producto de calidad, que valga lo que dice valer. El problema es también que The New York Times se dejó engañar por “fuentes” interesadas y llevó a su portada varias informaciones que respaldaban la intervención en Irak del presidente George W. Bush siguiendo la pista de las armas de destrucción masiva.

Un error que lamina la credibilidad del Times. Por el que pide perdón. Y que no le impide, como se ve en documental, seguir enviando a un corresponsal desde Nueva York hasta Bagdad. “Saben que van para seis meses. Pero ya nunca vuelven. Continúan, continúan y continúan”, comenta Carr sobre el joven reportero que viaja a Irak, al que desea “que tenga gran éxito allí pero no el suficiente como para que no vuelva”.

En la quinta y última temporada de The Wire, centrada en las miserias de un periódico de Baltimore, hay un diálogo entre un periodistas despedido y su redactor jefe en la que reconoce que se hizo periodista cuando, de niño, cada mañana se levantaba y veía a su padre ausente de cuanto acontecía a su alrededor. Eran sus quince minutos sagrados en los que leía el periódico, algo así como la oración del hombre moderno. Pero es evidente que esa relación de afecto entre prensa y público hace tiempo que se ha roto; quizás ese efecto evangelizador, de orgullosa significación con un producto, sea hoy patrimonio de aparatos tecnológicos como el iPad, que aparece también en el documental seguido de la pregunta de si ayudará a salvar el periodismo.

Tengo pendiente ver The Newsroom, otra serie en la que intuyo que encontraré horas de felicidad abducido por el idealismo lacerante de Aaron Sorkin. Entre las múltiples referencias que se han publicado estos días coincidiendo con el estreno de la serie en España, hay una idea de Sorkin que está en Page One y que está también en The Wire. Entre muchas preguntas, prevalece una única certeza: no hay democracia sin ciudadanos bien informados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: