Archive | Economía RSS feed for this section

Un día después del 14-N

15 Nov

Un día después del 14-N el Gobierno responde que “no hay alternativa”. No se puede hacer otra cosa: ajustes y rigor. “El rigor es necesario, siempre que no se convierta en rígor mortis”. Esta es la primera línea de un análisis excelente. Aquí está todo explicado. Se trata de lo urgente para España y para al menos 27 países más: si Europa no acierta con la receta, atenazada por la señora Merkel, no habrá futuro sin crisis. Además, tampoco ayuda que Rajoy supere a Zapatero limitándose a actuar como un alumno aplicado del “rígor mortis” recetado. De seguir así, se alimentará todavía más el populismo, en Grecia con la amenaza del partido nazi, en España con el viaje a ninguna parte del nacionalismo catalán. Solución: Europa. Cualquier otro debate puede estar bien, pero es colateral, secundario.

Pufos varios

24 Jul

Me pareció muy acertado un comentario leído en Twitter en el que alguien lamentaba que daba hasta un poco de vergüenza reconocer que estabas de vacaciones. Bien por solidaridad con la gente que está estos días protestando en la calle por la nueva ronda de recortes, bien por el simple hecho de estar de descanso, aunque sea merecido, y que, por tanto, tu nombre no forma parte (todavía) de la lista de desempleados. Hoy me han preguntado si no me cansaba de seguir pegado a la actualidad. Si no me saturaba tanta información. Desde luego, la actualidad, con la prima de riesgo desbocada y, sobre todo, con cientos de miles de personas afectadas gravemente, no la sigo para evadirme. Tampoco por diversión.  Sigue leyendo

La economía y los datos

19 Jun

Creemos que la economía es una ciencia que se basa en los datos exactos. Los datos son una verdad tan inamovible que cada vez se habla más del periodismo de datos como una de las tablas de salvación de este negocio que, al menos en su modelo tradicional, cotiza a la baja. Supongo que daría para varias tesis doctorales analizar hasta qué punto el periodismo contribuye a que la temida prima de riesgo se dispare, por no hablar de la profunda conexión entre este tipo de variables y el estado de ánimo de los ciudadanos.  Sigue leyendo

Ejemplarizante

7 Jun

[Publicado en La RADIO de papel, junio]

Algo tiene que ir desquiciadamente mal cuando las instituciones que tendrían que dar ejemplo son las que con menor disimulo están lanzando mensajes desesperanzadores a la ciudadanía. Que el monarca que está convaleciente por irse a cazar elefantes a Botsuana, que el Consejo de Ministros que se desdice en el BOE de lo que horas antes ha anunciado en rueda de prensa, que el Consejo General del Poder Judicial que tiene a su presidente investigado por un supuesto mal uso de fondos públicos, que las comunidades autónomas que despilfarraron en EREs, que presumieron de reducir un déficit público que luego no ha sido tal o que se cruzan reproches del tipo “si tens collons, me lo dices a la cara”, como le dijo el presidente extremeño al alcalde de Barcelona, que todas estas excelentísimas instituciones miren a una sociedad perpleja y pidan tranquilidad es poco ejemplarizante. Sigue leyendo

Programar lo obsoleto

15 Mar

Quizás una de las enseñanzas ocultas de nuestros abuelos sea su capacidad de inventiva para aprovechar todo lo que tengan a su mano. Un cartón de leche se convierte en un moderno tupperware simplemente cortándolo por la mitad y, de esta forma, de una olla de lentejas se puede guardar y congelar un plato que te sabrá a un manjar el día que no hayas tenido tiempo de cocinar. No se tira nada o, al menos, sólo se tira lo que realmente es inservible. Antonio Muñoz Molina reflexiona hoy en su blog sobre la “Ética del no hacer“, destacando una idea: “Si hay remedio para la catástrofe ambiental que ya está sucediendo en el mundo no vendrá del rechazo de la tecnología sino de su empleo inteligente, guiado por audaces decisiones políticas, por cambios radicales pero no dolorosos en el comportamiento de todos los días”. Uno de los comentarios surgidos tras esta entrada recomendaba un documental, “Obsolencia programada: comprar, tirar, comprar“, emitido en España por la cadena pública y que, tras verlo casi sin pestañear, creo que debería proyectarse en las escuelas (públicas o no). También debería, de paso, hacer que volviéramos la vista a la forma de vida de nuestros abuelos, y no ser tan engreídos como para pensar que ellos pertenecen a un mundo antiguo, a todas luces mejorado y, felizmente, sin vuelta atrás. Sigue leyendo

Dación en pago

1 Mar

[Publicado en La RADIO de papel, marzo]

Julio Camba tiró de su habitual ironía para testimoniar el Nueva York de los años veinte en una suerte de artículos que pudieron leer los lectores de Abc de entonces y que hoy llegan a nosotros gracias a La ciudad automática, un libro que vio la luz por primera vez en 1934. La maestría contenida en los textos de Camba es verdaderamente sorprendente, reveladora por su apego al tiempo presente – “Nueva York es, ante todo, el momento presente”, dejó escrito-. Ya ha sucedido el crack bursátil de 1929 y el periodista gallego hace ver que, por absurdo que parezca, en la ciudad estadounidense se preconiza el aumento del gasto en anuncios proyectados antes de las sesiones de cine. “Y en vista de que se gana poco”, apostilla, “se gasta más que nunca”. Sin renunciar a su distancia escéptica de los hechos, Camba atestigua que, al contrario que en España, Nueva York no se achica con la catástrofe. “Si las gentes no pudieran arruinarse aquí de la noche a la mañana, tampoco podrían enriquecerse de la mañana a la noche”, escribe para más adelante concluir: “Cuando se enrique un pobre en España o cuando se arruina un rico parece que se hubiera subvertido no ya el orden social, sino el propio orden de la Naturaleza”.

Sigue leyendo

La huelga general y yo

29 Sep

Seguí el minuto a minuto del arranque de la jornada de huelga general… desde el trabajo. Es decir, no secundé la huelga. Dejé escrito en Twitter: ” Cuanto más me informo a favor y en contra de la huelga, más dudas tengo sobre la misma. A veces envidio a la gente con las ideas tan claras”. Para tomarle el pulso informativo a las primeras horas del paro, llamé por teléfono a varios sindicalistas que, previamente, se habían cuidado de ofrecerse a los medios como portavoces. Todo el mundo sabe que la huelga será un éxito o un fracaso dependiendo de cómo se comunique.

Me sorprendió la riña cariñosa, paternalista, de una portavoz de uno de los sindicatos convocantes nada más contestar a mi llamada: “Compañero, estamos en huelga, ¿qué haces en el trabajo?”. Le podría haber contestado a la compañera que no me creo su invitación a esta huelga, pero atajé por otro lado, recordándole lo que ella tiene que saber: que los trabajadores de la prensa y de las agencias de noticias, de querer hacer huelga, la hacen un día antes de la convocatoria oficial. Esto es, el día 28 de septiembre. La compañera cambió el tono y comenzó a ofrecerme los primeros datos del “éxito” de la huelga. Sigue leyendo