Tag Archives: Agregadores

Megaupload y algunas almas cándidas

20 Ene

Algunas almas cándidas celebran que el cierre de Megaupload devolverá las ganancias a la industria que gestiona los derechos de autor de los artistas. Creen que su modelo de negocio está garantizado porque la operación del FBI pone fin a que las películas y el resto de contenidos sea descargados ilícitamente en la red. Seré el mayor ignorante de este mundo, pero lo que leo por aquí y por allá no me ayuda en mi intento de irme a la cama cada noche (madrugada, en mi caso) siendo un poco menos tonto.  Sigue leyendo

Anuncios

A propósito de Factual (o de lo que queda)

28 Ene

Puede parecer ventajista, pero tenía a medio terminar una entrada sobre los primeros meses de Factual, el periódico digital ideado por Arcadi Espada bajo la fórmula del periodismo no se vende, pero se compra. Pero Arcadi ya no está: deja la dirección por discrepancias con los inversores-propietarios de Factual.

Antes de la espantada, perfectamente analizada por Juan Varela, yo quería destacar que me iba familiarizando con la propuesta periodística de Factual.  Periodismo de autor. Su modelo mixto entre la forma de pago y la gratuita, con una maquetación que me confunde, no sé si porque responde a un concepto revolucionario o regresivo, pero sobre todo su esfuerzo diario por publicar contenidos propios, lejos del repiqueteo pseudo-informativo tan en boga en decenas de medios (sobre todo en internet: agregadores, dicen). Sigue leyendo

El adiós de soitu.es

27 Oct
soitu

Imagen de la redacción de soitu.es/ Foto: soitu.es

Apenas se ha convertido en noticia y la Red ya echa humo: soitu.es cierra. Así es el tiempo de la noticia en internet, un modelo en el que ha hecho mucho (y bien) este medio online impulsado por Gumersindo Lafuente (ex director de elmundo.es).

Se sucederán los análisis sobre el porqué del abrupto cierre de uno de los proyectos señeros del nuevo periodismo en España. La despedida del director ya deja entrever cuál es la razón principal: el BBVA fue hace dos años quien apostó como accionista de referencia por soitu.es y, transcurrido el tiempo, esta entidad financiera ha retirado su confianza en el proyecto.

Entre los análisis de urgencia está éste de Juan Varela, con la siguiente observación:

La situación del mercado sólo deja espacio para medios pequeños, con presupuestos muy ajustados, que utilicen la tecnología para publicar contenido con la mínima intervención de la redacción y mejor si desarrollan modelos de negocio que no dependan del CPM [coste por mil impresiones, referencia para establecer los precios de los anuncios] ni de la publicidad convencional.

Tan sólo quería sumarme a las muestras de ánimo para el equipo que aportaba valor a la oferta informativa. Me gustaba por su apuesta como agregador de contenidos, por su integración en las redes sociales… por la relación exquisita entre contenido y diseño.

Yo también leía soitu.es (en Twitter, #yoleosoitu).

Abierto no significa gratis

12 Sep

Movimiento tectónico en la autoproclamada “industria de contenidos informativos”. Ya veníamos barruntando que algo se ensayaría para salir de la crisis de los medios de comunicación, que va más allá de la crisis económica, y que señala muy directamente al modelo de negocio. La industria sabe que el futuro se juega en internet, así que ya ha puesto la alfombra para cobrar por el acceso a los contenidos (¿de calidad?), siguiendo la filosofía de Rupert Murdoch.

Esta semana: primero fue este post de Juan Varela en su blog y, al día siguiente, el diario El País acotó el debate en este artículo. En resumen, los medios seguirán abiertos en internet, pero esto no significa que sus contenidos sean gratuitos. Se experimentará con fórmulas de micropagos, estilo iTunes, contando con la colaboración de buscadores como Google.

Sigue leyendo

Twitter, Stieg Larsson y ‘The Wire’

11 Ago

Mi sobreexposición hacia temas relacionados con el periodismo ha ganado en intensidad por varios hallazgos: de un lado, el seguimiento de estos temas en redes sociales como Twitter (no entiendo que haya institución o empresa preocupada por la comunicación corporativa que no tengan abierto un canal aquí; claro que tampoco entiendo ahora mi tibieza inicial) y, de otro lado, la dedicación de mi ocio veraniego a lecturas como la trilogía de Stieg Larsson o a series de televisión como The Wire. (En las novelas del escritor sueco se halla cierta esperanza hacia el futuro de la profesión, inapreciable en la serie basada en el día a día de Baltimore, de la que dejo a continuación un vídeo promocional para abrir boca).

Mis primeras horas en Twitter

16 Jun

Llevo un par de días afinando mi perfil en Twitter (visible desde este blog). Reconozco que uno de los aspectos a los que más tiempo estoy dedicando es a la posibilidad de limitar o no quién puede leer lo que yo escribo en esta red social. Me inquieta que los 140 caracteres se supediten a la pregunta “¿qué estás haciendo ahora?”. “Y a ti qué te importa”, es la respuesta que tengo mimetizada para mí mismo. Ya sé, ya sé que no soy nada original, que esto de Twitter (como cualquier web 2.0) hace camino al andar, y que el usuario puede establecer sus propias reglas. En eso estoy; aunque por el momento sí veo muy interesante que Twitter haga de RSS, facilitando bastante el seguimiento y la interactuación con aquellos blogueros que sí merecen la pena ser leídos (un ejemplo), o que se distribuya con eficacia desde aquí los contenidos agregados (otro ejemplo).

Me temo que, en el fondo, todos tenemos interiorizado algo del espíritu SGAE. El sofware libre es algo así como un impulso rebelde propio del idealismo, pero que se cae por su propio peso cuando alguien intuye que puede ganar dinero gracias a las patentes y a los derechos de autor. Es el caso del último “héroe de las descargas libres“, un programador informático que ha terminado aceptando las leyes del mercado que un día desafió. Fue bonito mientras duró.

*****

Ya sabemos que la cosa anda revuelta en Irán, donde los ciudadanos acuden a internet para extender las protestas que son reprimidas en la calle por el régimen tras la dudosa reválida del presidente Ahmadineyad. Al parecer Twitter es el principal subterfugio contra la censura, esa vieja fórmula de salvaguardar los derechos de autor sobre la libertad de expresión. Ni que decir tiene dónde se están programando las mayores protestas. El llamamiento mundial es el siguiente:

Que quien use Twitter cambie su zona horaria a GMT +3.30 y la localización a Teherán para dificultar que las autoridades iraníes localicen a los disidentes que publican en el sitio web.

Virus A/H1N1

27 Abr

¿Para qué sirve el periodismo cuando se desata una alarma sanitaria? Para tranquilizar, que es tanto como informar con ecuanimidad, sin quitar (ni añadir) ni un gramo de gravedad al virus A/H1N1. Así o así. Ocurrió durante el fin de semana: uno se fue el viernes con los datos del paro y la jornada de fútbol en la cabeza, y vuelve el lunes rodeado por titulares que hablan de fiebre porcina, de muertes en México, y de combatir la pandemia. Arcadi Espada, solícito como de costumbre, escribe en su blog sobre lo que podría hacer su periódico, El Mundo, para desarrollar con mayor eficacia su trabajo gracias a la agregación de contenidos de otros medios:

“No encuentro en el digital ningún link a un periódico mejicano. El periódico es remiso a la hora de practicar esta operación, tal vez por el atávico reflejo de no favorecer la competencia (…) La cuestión, en fin, admite pocas réplicas: para informarse sobre la peste, nada mejor que un diario mejicano. Y el lector puede acceder a un diario mejicano con el mismo esfuerzo con que accede al periódico. Un clic”.

Veamos cómo reaccionan los medios expertos en la agregación de contenidos. Aquí el caso de soitu.es bajo el (excelente) titular de “Epidemia de miedo vía México: enlaces prácticos para saber”.

Lo ideal sería que la nueva web, ante cualquier noticia de interés, agregara los testimonios de la gente que está compartiendo el mismo aire en el que nació la noticia, y esto atañe también a los contenidos de los medios de comunicación locales.